Pesca de Cubera Snapper

La Cubera es el pez más grande en la familia de los pargos. Similar a la Cubereta o Caballerote  pero son tan enormes que tal parecen que usan esteroides. Tienen colmillos muy prominentes y su tamaño es lo mas notable. Se pescan de 20 a 80 lbs. de peso. Cualquier pescador que ha luchado con una Cubereta de 5 libras solo puede comenzar a apreciar lo que una Cubera de 40 libras puede fajar al final de su línea. La pesca de la Cubera es más efectiva de Junio a Septiembre, y unas cuantas son capturadas el año entero.  Agosto es el mes que más produce picadas y los peces más grandes. La pesca de la Cubera se hace estrictamente de noches. Para los mejores resultados pesque alrededor de la Luna llena días antes o después. Pescando al Garete o a la deriva en barcos hundidos, arrecifes artificiales y en cabezos es muy productivo alrededor de 80 a 200 pies de profundidad. Un buen equipo que marque los peces y la profundidad es absolutamente imprescindible para determinar la posición de la estructura que va a pescar y para ubicar el grupo de peces

La mejor carnada para la Cubera es una  Langosta viva. No solo por que parece ser su alimento preferido pero también porque la Langosta solo atrae a peces grandes y no perderá tiempo con otros peces mas chicos que se puedan comer la carnada antes que la Cubera. La Cubera puede devorar bien una Langosta con sus colmillos y el gran poder de su mandíbula. El que haya perdido la picada de una Cubera le puede contar que la Langosta luce como si la hubieran pasado por un moledor de carne después de ser triturada por la Cubera. Ninguna picada se puede comparar con la ferocidad cual pica la Cubera. Para obtener la Langosta los pescadores se tiran al mar y las capturan entre las piedras cuando no están en veda. Jaibas grandes son una excelente carnada cuando la temporada de Langosta esta cerrada.

Avios en la clase de 50-130 libras es lo normal. Lleve suficientes avios ya que pueden perder unos cuantos en los arrecifes en un buen faje de la Cubera. Si cree por un momento que engancho el fondo con su avio siga recogiendo la línea lo mas rápido que pueda hasta estar seguro, muchas veces es una de las Cuberas y se asombrara cuando el supuesto fondo empiece a cabecear.


 

Nombres Comunes: Cubera, Cubera Snapper.


Descripcion: De color marrón oscuro con un tinte rojizo.Parche de dientes triangulares en el cielo de la boca.Dientes caninos en ambas mandíbulas muy fuertes. Un par de estos cormillos se sobresalen y son visibles incluso cuando la boca está cerrada.


Tamaño: El gigante de los pargos tienen en average de 30-50 libras y llegan a tener mas de 100 libras.


Habitat: Los juveniles se encuentran cerca de la costa en los arrecifes y hierbasales . Los adultos se encuentran en alta mar sobre naufragios, arrecifes y lajas.


Record: Mundial 124 Lb 12oz. Florida 116 libras.


Comestible: Buenas de comer hasta las 30 libras. Las más grandes tienden a tener la masa muy rigida y la posibilidad de estar infectadas con ciguatera .

Renecito el Tiburon 

Anecdota de una de mis pescas de Cubera.

La emocion de pescar una Cubera gigante empieza mucho antes de ver aquel animal caer en el piso del barco. Empieza al instante que estas preparando el avió. Metódica mente preparo los reinales y los pruebo para estar seguro que resistirán la presión en cual lo vamos a someter. La picada de estas Cuberas gigantes es violenta y todo tiene que aguantar para darnos la oportunidad de batallar con estas bestias.

La primera meta fue pescar las carnadas que serán langostas vivas. Para esta tarea mi amigo se tiro al agua y poco a poco fuimos llenando el vivero. Después de pescar un buen puñado de langostas nos fuimos en rumbo a buscar las escuelas de Cuberas. En este tiempo se congregan en diferentes estructuras y arrecifes para desovar.

Ya de noche las empezamos a buscar y pronto nos encontramos con una tremenda escuela suspendida a mitad de agua. Soltamos el avió hacia las profundidades para probar suerte. Pero se reían de nosotros aunque le pasamos las carnadas por sus narices. Pasando el tiempo hablando mientras que observábamos el fishfinder, sentimos un golpe en la popa y cuando miramos era una de las varas doblada completa hacia el agua. Era tanta presión que el nailon sonaba como un muelle y de la vara salían unos ruidos extraños como si se fuera a partir. Emocionado me empiezo a fajar con la bestia y de ver los jalones que daba, eso me motivaba mas y no pare de recoger. Fue una pelea de tu por tu y cuando pensaba que tenia la pelea ganada perdía tanta línea como había recuperado. Fueron momentos intensos aquellos, pero al fin salió aquel animal a la superficie y lo que se veía en la reflexión de la luna era un ejemplar para la historia. Le metí la mano en la agalla y con trabajo levante aquel mostro de Cubera. El entusiasmo se apodero de nosotros y las carcajadas llenaron el silencio de la noche.

Conquiste a otro trofeo de Cubera, que experiencia, que fenomenal captura.