Su primer pargo de 10 libras

Salimos en busca de la carnada llamada malpica o speedos. Cuando llegamos con eficiencia empiezo a cogerlos y para la nevera. Tire para el vivero 7 para pescar el serrucho mas tarde y con suficiente carnada salimos en busqueda del area de pesca.
Por suerte teniamos corriente, empezamos a tirar las varas del fondo y las de arriba para el serrucho. Eddy, mejor conocido como Serucho en nuestro club de pesca, le encanta la pesca de serruchos, tal como su apodo. No pasaron 5 minutos y se tiro el primero, todavia no se habia preparado la camara de videos y ya estábamos enredado con un buen ejemplar, un bicherazo y para la nevera.
Seguimos con la pesca de fondo y le sacamos unos pargos, despues los aguajies y soltamos otro malpica, y otra vez no pasaron 5 minutos y la vara dijo zzzzzz con otro serrucho… este mas grande. Bichero y para la nevera, ya la cosa se empezo a poner buena. Como el serrucho estaba picando bien pues para afuera fue el tercer malpica, esta vez mientras que estaba soltando para que saliera mas afuera, se tiro y la pita salia del carrete a millon. Serucho gozaba mientras mas pita le sacaban las buenas corridas de los serruchos.
Ya teniamos 3 serruchos y decidimos coger el limite, para alla fue el cuarto malpica, otra vez lo que duro fue minutos y zzzzzzzz….para adentro de la nevera fue.
Con el limite de serruchos nos concentramos en los pargos que de verdad no picaron bien pero se sacaron 4 y para completar 2 aguajies.

Lo mejor de todo fue que Serucho nunca había pescado un pargo de mas de 10 libras y pudo superar esa meta. Fue tremenda alegria para nosotros dos ver aquel pargo como se acercaba al barco y Serucho tenia una cara muy seria y como asustado viendo lo que venia. En su mente el sabia que este ejemplar no era comun y para el tenia mucha importancia pescarlo ya que seria un sueño pescar un pargo tan grande. Los segundos parecian una eternidad, pero al fin el bichero saco a este lindo pargo de 10 libras. Serucho en ese momento mejoro su record personal y contentos nos abrazamos por esa gran victoria. Serucho entusiasmado decia que le tomara una buena foto para ampliarla y que hasta queria hacer una copia del pescado para ponerla en la pared. Entre todo ese entusiasmo lo felicite, pero le dije, que esperara un poco, que antes que se acabara el año el iba a pescar uno mas grande, jajajaja!


Con la pesca hecha me dijo el socio, “nos vamos”, y le dije "bueno lo que tu quieras", les digo esto porque cuando estoy alla afuera nunca me quiero ir pero decidimos recoger y salir en rumbo para la marina.
Pero como anteriormente dije, no quiero irme, cuando veniamos entrando le dije, “tu sabes a una milla de aqui tengo un pesquero de rubias y debiamos probarlo”. Cuando llegamos el agua estaba muy clara, pero empezamos a engoar. El socio se quedo con la boca abierta cuando las rubias mas grandes que el había visto en vivo y a todo color se abollaron atras del bote, pero no comían. Logramos sacar 5 pero no las mas grandes que estaban atras y decidimos partir hacia adentro con tan buena pesca.
Serucho muy contento con su primer Pargo de 10 libras, ni se acordaba de los cuatro serruchos y todo lo de mas que teniasmos en las neveras. Tal parece que la pesca del pargo lo engancho a el, jajajaja!

 

La mejor Tecnica para pescar

Pargos  / Mutton Snappers 6/7/2011

El Pargo, mi especie predilecta

La alarma la puse para las tres de la mañana, pero en verdad no me hacía falta ya que mi cuerpo ansioso por pescar estaba más que dispuesto de empezar el día. Arturo y yo nos dirigimos hacia la embarcación de su amigo Roberto, y en poco tiempo hicimos todas las diligencias. La primera parada fue con idea de pescar unos pin fish y en un ratito pescamos un puñado. Seguimos para otro lugar en búsqueda de más carnadas pero como no enseñaron sus narices nos fuimos. Roberto apunto la proa hacia arrecifes entre 35 y 50 pies en los cayos, donde él ha tenido buen éxito pescando el Aguají o Black Groupers al curricán. No pasaron más de diez minutos y la vara se disparo, el carrete recogía un ejemplar de Aguají. Con un buen pescado en la nevera nos felicitamos por el buen comienzo y seguimos en búsqueda de otros más. Después de un rato sin otra picada era tiempo de cambiar la jugada hacia el segundo plan.

Al fin llegamos al área con el mar picado de 3 a 5 pies y hay veces de 4 a 6. Hicimos un pase a la deriva y ajustamos la dirección en la segunda pasada antes de soltar el avió. Mandamos el avió hacia abajo preparado para el pargo, estilo mamadera.

Los muchachos fueron caballerosos conmigo y dejaron que yo enganchara el primer ejemplar de pargo criollo. Chocamos las palmas y contentos seguimos haciéndole diferentes pases al área del pesquero y marcamos los lugares donde recibíamos picadas para concentrarnos más en esa área.  En la próxima pasada se recibieron picadas, pero no se enganchaban. Les dije que cambiaran el anzuelo a uno más grande y el reinal que iba a ser la gran diferencia para pescar lo pargos. El pesquero estaba muy bueno pero tenían que usar la técnica correcta para sacar lo que se veía en el fishfinder.Todo esto resulto que en cada pasada engancháramos un Pargo. Se puso tan buena la cosa que una vez se nos pegaron tres a la vez. Los tres batallando y se formo tremendo enredo, mueve la vara, pásala dos veces por abajo de la otra, en resumen se formo tremenda confusión con las varas que eran similares.

De pronto entre todo el enredo llega un avió con uno de los pargos, tremendo pargo que yo estaba seguro que era el Mío, pero Roberto diciendo que era el de él. Mientras tanto Yo había soltado mi vara pensando que mi pescado estaba arriba del barco, y cuando miro había una vara jorobada con el pescado halando. Qué clase de troque se formo, al fin subimos los otros dos pescados un pargo mas y un coronado. Ahora sí que nos estábamos riendo con ganas, haciendo buena pesca y disfrutando hasta con enredos. Aunque con el intercambio ese de varas yo creo que acabaron conmigo y me dieron el coronado, yo decía este pargo ya no se está fajando igual caballeros, jajaja.

Nos fuimos de ese pesquero con 12 pargos, buenas piezas dignas de fotos.

Después sacamos los avíos para la pesca del alto, parguitos yelloweye en bastante profundidad. Desde que llegamos vemos que el fondo está minado de peces y no perdemos tiempo tirando el avió. Una picada, mas picadas, y hacia arriba vienen unos cuantos parguitos lindos. “Ahora sí, esto es lo Mío”, dice uno de los socios, contento de añadir piezas a la nevera, ya que con el pargo no había tenido tanta suerte. Yo me embulle y con una varita de carrete manual baje mi avió para entrar en la acción, mientras que ellos usaban los carretes eléctricos.

En cada pase enganchábamos, y la nevera se ponía más linda color rosada. En una de esas que engancho un Yelloweye, lo empiezo a subir bien despacio para ver si enganchaba en los otros dos anzuelos y resulto en otra picada y dos pescados. Ahora a subir todo eso a mano poco a poco, pero a 30 pies del fondo algo bien grande se me tira. “Caballeros enganche algo grande”, grito yo, esta bestia me empezó a sacar línea y daba tremendos cabezazos. Al fin le viro la cabeza y suavecito venia hacia arriba, era como tratar de levantar un carro. Ño, se me fue de pronto, que cosa la vida. El anzuelo me lo enderezo y le partió la punta también. De pronto teníamos una nueva misión y los ojos nos brillaban a los tres. En la próxima pasada le tiramos con un anzuelo más grande y con un nailon más grueso, de carnada un parguito recién pescado estilo mariposa (butterfly). La bestia de atrevida comió otra vez y ahora el socio la manejaba mejor con un avió mas fuerte, para arriba para abajo en tremenda batalla, y placata! corto la línea, bueno por esta vez nos gano. Se acabo lo que se daba.

 

Llegamos al muelle y empezamos a limpiar y a filetear. Hicimos buena pesca y la pasamos de lo mejor, nuevas anécdotas y filetes frescos. No hay como una pesca de Pargos criollos, mi pesca favorita y ahora la favorita de Arturo y Roberto, mis socios que se afilaron con la técnica.

Pargo inmenso pescado de una manera peculiar Octubre 21, 2012

La mejor tecnica para pescar Pargos

Un total de 21 entre Pargos criollos y Pargos Jocus, Una Cherna de 18 libras, dos Coronados rompe espalda y mas carnada especial para la proxima.
El dia empezo buscando el caramelito que le gusta al Pargo, esta carnada son los malpicas o speedos como se le llaman, que encontramos en tremendas cantidades. Despues de engoarlas tan cerca que hasta comian de la misma bolsa del engodo, empezamos a pescarlas de una en una. Tambien con un tremendo tarrayaso pudimos agregar escribanos al menu de carnadas. Mi trabajo en ese momento fue de sacrificar mi cintura cuando tuve que pescar un coronado que estaba asustando la carnada, mientras me fui a batallar para la proa, se llenaban las cubetas de carnada.
La primera meta se cumplio y estabamos ansiosos de soltar estas golosinas en el territorio de la especie deseada. Antes de llegar a la zona pesquera nos estabamos preparando como si fueramos unos atletas olímpicos, revisando el avio y cortando carnada y hasta estiramientos musculares.

Llego al fin el momento de tirar los avios de pescar pargos. Eramos tres, Arturo Quintana, Benny Cabrera y yo, El Cajil, todos con la meta de pescar mutton snappers. Tambien fuimos a mostrale a Benny como pescar el pargo, desde como cortar la carnada, el avio desde el reinal hasta el anzuelo. Benny antes usaba una tecnica que muchos pescadores usan en las Dry Tortugas en party boats, buena para alla pero aqui en Miami no es tan efectiva por las corrientes y la presion de pesca que existe. La tecnica que usamos aqui en Miami, es el secreto de porque pescamos tantos pargos y tan grandes, y es la tecnica que he perfeccionado por muchos años. Despues de guiar a Benny, poco a poco fue teniendo mas entendimiento de como pescar pargos y pudimos pescar en equipo. La primera bara se dobla en una forma que se sabia que lo que estaba en el otro lado era una bestia y de pronto sale aquel animal, un Pargo de 17 libras que rapido se enbichero. Despues de ese, otra bara se dobla y se ve como esta cabeceando sin cesar, para arriba vino otro Pargo que estaba fenomenal tambien. Benny estaba tan entusiasmado que rapido se tiro fotos con dos tremendos ejemplares que estaban en la nevera, Arturo y yo nos miramos sonriendonos. No pasaron 30 minutos y ya 4 pargos estaban sintiendo el frio de las neveras. Aparte del buen pique en ese momento, queriamos mas, y nos fuimos a buscar la accion que estuviera de tira y saca. Para aqui y para alla nos movimos, en lugares que lucian mas fructiferos, pero a lo ultimo el tiempo paso y aunque se subieron unos cuantos Pargos mas, la picada del tira y saca nunca se desarrollo. Cual es la moraleja, nunca dejen pescados por buscar mas pescados. Rastreamos toda esa zona y al fin nos dimos cuentas que teniamos que irnos de esos lugares por que estaba pasando algo que no dejaba que la picada se materializara. Pueden haber sido todos los tiburoncitos que tanto pescamos en el fondo, no se sabe, pero lo que si se, es que fue una buena idea movernos unas cuantas millas y buscar en otra area.
Tuve que hacer de tripa a corazon y buscar otro de mis pesqueros para encontrar mas picada, un buen pesquero llamado el Jocu, donde se pescan muy buenos ejemplares de Pargos Jocu conocidos como Dog Snappers en ingles, esta especie de pargo no son comunes y son unos trofeos. Al llegar a este pesquero vimos que el fishfinder se ilumino con marcas de peces en el fondo. Tambien nuestros ojos se iluminaron con una nueva fe y no perdimos tiempos en tirar los avios. Yo sabiendo lo que habia en el fondo cambie el anzuelo y avio. En poco tiempo se rompe el hielo y sacamos el primer buen Pargo. Alguien empezo a recibir buenas picadas pero los pescados que enganchaba le partian la pita y los perdia, ni voy a decir quien fue, jajajaja. Poco tiempo despues Yo estoy pegado con tremenda pieza con malas intenciones de partirme la pita tambien. Esto era una batalla que solo la iba a ganar el que no se venciera. Un dog snapper o Jocu espectacular subio por la banda y callo al piso, que lindo ejemplar de como 12 libras. Pero tan rapido que baje otra carnada, ¡pacata! Otra tremenda pelea y saco otro Jocu de como 10 libras, ahora los primos hermanos del cajil habían invadido el territorio. Le explique a Benny que estos Jocus son los que le estaban partiendo la pita con esos tremendos cormillos y le ofreci uno de mis anzuelos especiales para evitar eso.  La accion fue constante y entre buenos pargos que subimos tambien se nos fueron tremendas piezas que nos partieron la linea de 80 libras. Le ganamos la batalla a otras tambien, incluyendo un Aguaji de 18 libras que pesco Arturo.
Nos dimos cuenta que era tiempo de recoger ya que las olas habian crecido de 4 a 7 pies. El brizote ya tan fuerte que los tubos del techo sonaban como flautas, y hubo unas cuantas olas que rompian de tal manera que hasta vimos unas Tunas surfiando por adentro de ellas. Aparte de a dios, al cual le debemos esta pesca tan fructifera, probablemente el mal tiempo poco a poco fue creando las condiciones mas propicias para una buena pesca, o sera que nos cambiamos de zona en el momento preciso, o fue por usar la tecnica mas eficaz para pescar pargos. Nos fuimos contentos por la gran pesca que logramos y pasamos nuestros conocimientos, de esta nacio otro pescador de pargos. En resumen, la tecnica es la tecnica, espero que todos le saquen provecho y que nunca olviden que la sabiduria que se pasa de pescador a pescador es un regalo que dura toda una vida. El Cajil.

Pesca de pargos de tira y saca

 Su primer Pargo de 10 libras  5/11/2012

Renecito el Tiburon 


Cuando los planes de pescas se comparten con amigos, tal parece que las ganas de pescar se multiplican. Todos nos embullamos con las ideas y las visiones de pescas que tenemos. Por mensajes de grupo entre Jorge, Francisco y yo nos dábamos cuerda de la pesca por venir. Lástima que al final Jorge no nos pudo acompañar a lo ultimo.


Anclamos en el arrecife y empezamos a engoar con la poca corriente que encontramos. El ballyhoo no se acercaba y tuvimos que hacer magia para sacar unos cuantos. La rabirrubia nunca ni se asomo, pero los sobacos estaban cooperando y Francisco se encargo de sacar unos cuantos. Con tremenda paciencia llegamos a pescar suficiente ballyhoo y salimos mar afuera a buscar el dorado.


Las condiciones no estaban muy buenas con el viento del Noroeste y las olas contra la corriente, se veía muy poca hierba dispersa. Tambien los pájaros que encontramos estaban arriba de unas tunitas chiquitas que no querían picar con nada.

Entonces entramos a ser la pesca que teníamos planificada del Pargo. Llegamos al área y para ver como estába la corriente y su dirección, hicimos un pase a la deriva y tiramos los avíos de pescar al fondo. Yo concentrado en lo que se veía en el fondo y la línea a la deriva que trazaba en el GPS y cuando miro, Francisco estaba enganchado con un pescado. Saco el primer pargo del día y feliz mente nos felicitamos que la especie deseada estaba en el área. Teníamos que replicar lo mismo que hicimos y así mismo lo hicimos, bueno para hacerles el cuento corto, Francisco saco 5 pargos, uno atrás del otro en los 5 pases que hicimos a la deriva.


Nos encontramos un pique sensacional de pargos, siempre tuvimos picadas y enganches, era una acción continua y nosotros gozando el momento. Francisco tenía una sonrisa inmensa porque estaba reventado sacando mas pescados que yo. Hasta le pregunte qué estaba haciendo y el estaba muerto de carcajadas.

Al fin llego mi momento, que clase de bestia se me pego. Yo sabía que era un Pargo inmenso y estaba bien enfocado en hacer todo correcta mente, hasta busque ayuda de Papa Dios, pidiéndole que me dejara sacar ese. Fueron unos minutos intensos viendo como me sacaba línea y yo tratando de despegarlo del fondo. Hasta ahora mismo escribiendo esto me pongo nervioso, jajaja. Que emoción ver aquel animal salir, este era mi momento y mire a Francisco como diciéndole, “me estoy acercándote con esta bestia”. Mientras que admirabamos este fenomenal ejemplar. De pronto oigo un carrete cuando el hilo braid sale con rapidez sonando ZZZZzzZZZ y miro para la vara de Francisco y estaba jorobada de una manera impresionante. Francisco corre y se empieza a fajar con otro animal que no quería subir. Es mas, el Pargo ese fue tan caprichoso que se fajo hasta la superficie sin parar, que clase de bestia. Cuando enbicheramos aquel animal se veía mucho mas largo que el otro, era de admirar aquel ejemplar.


La nevera estaba que no podía más y nosotros estábamos más que contentos. Hasta nos pusimos a bailar de nuevo con la canción, "Hasta que se seque el malecón". Después de recoger el barco y posicionar los pescados nos tiramos las fotos. Tremenda jornada que tuvimos.



La Pesca de Pargos requiere paciencia

Cuando uno sale a pescar, no sabe con los factores que se va a encontrar cuando llega allá afuera. Esta vez tuvimos dos inconveniencias que querían desanimarnos pero con determinación pudimos darnos la oportunidad de una buena pesca.

Lo primero que nos dimos cuenta es que no había corriente, sin corriente se hace todo bien difícil ya que el efecto del engodo no es igual al no regarse por toda el área. Una hora engoando y ni la rabirrubia ni el ballyhoo se acercaron. Baje hacia un arrecife de poca profundidad para buscar cualquier tipo de carnada que se acercara. Lo primero en el menú fueron las cojinúas y sacamos unas cuantas de ellas. Ya por lo menos teníamos alguna carnada fresca. Atrás se veía el ballyhoo que poco a poco se fue acercando más, pero no tanto y fue bien difícil pescarlos. Tuve que haber tirado la tarraya más de una docena de veces, para sacar de 2 a 5 ballyhoo cada vez, ya que se mantuvieron muy lejos y la atarraya casi ni llegaba. Que paciencia ay que tener, ya se habían derretido 3 horas del día y bastante energía perdida en esto, pero vale la pena. Con estos caramelitos frescos nos dábamos la mejor oportunidad para atraer al pargo a que pique.

Salimos hacia el segundo canto del veril y empezamos a pescar al garete. Bien rápido sacamos el primer pargo de 5 libras. Otro pase y se nos pega una cherna roja de 22 pulgadas, que entra en la nevera, y para mejorar la cosa, un pargo grande de 10 libras. Mientras tantos, veíamos una buena tormenta que amenazaba y cada vez se acercaba más. Con llovizna sacamos otro pargo de 11 libras y la picada estaba constante, pero tuvimos que movernos de lugar unas cuantas millas para evadir esta tormenta que trajo lluvia y viento. Al movernos la picada se aguanto, tal parece que era por la turbonada, pero así y todo agregamos otro pargo de 6 libras a la nevera.

En una de las pasadas a la deriva, le digo a Francisco que recogiera para movernos y cuando Francisco empieza a recoger se le engancha un buen pescado. Pero con el viento de la tormenta el barco estaba de lado y estábamos pescando en el mismo lado del barco los dos y el pescado quería ir para el lado opuesto pasando la línea de la vara bien cerca de la propela. Cuando vi eso, rápido lo fui ayudar y cogí su vara para pasarla por arriba del motor. Pero cuando agarro me doy cuenta de la clase de peso que tenía el pescado. Le metí con todo lo que tenia para despegarlo del fondo ya que habíamos perdido tiempo en esa maniobra, y acto seguido le devuelvo la vara a Francisco. Pero nada más de devolverle la vara, el pescado vuelve a dar una corrida y toda la línea que se había recuperado se pierde otra vez. Qué clase de animal se había enganchado que era bien difícil aguantar la vara y nos turnamos con la batalla. Al fin lo levantamos bastante del fondo, pero cuando vio el barco perdimos toda la pita que habíamos recuperado otra vez, también perdimos la fuerza de voluntad cuando vimos eso. Todo termino cuando el anzuelo se abrió, el freno que teníamos era demasiado para levantar a esa bestia y el anzuelo no aguanto. Tal parece que era una guasa de todas formas.

Bueno, se fue la guasa, se fue la tormenta, se fue el viento y con un tilín de corriente nos anclamos para seguir con la pesca de pargos. Ya con 4 de ellos en la nevera mas una cherna, la pesca lucia buena, hasta que levante una preciosura de 12 libras. Francisco me sigue con otro pargo, que se fajo hasta la superficie, sabíamos que estaba grande y supero al último, pesando 14 libras. Ese pargo le pico a Francisco unas cuantas veces y no quería comer, pero con paciencia Francisco lo dejo y pudo embobecerlo lo suficiente para engancharlo. Pescado que le pique a Francisco, pescado que saca, su experiencia lo ha llevado a eso.

La picada aflojo bastante y contentos empezamos a tirarles fotos a todos los pargos, recogimos y lavamos el barco por arribita, preparando para irnos. De pronto se oye unos golpes por la banda del barco y cuando miramos, mi vara estaba saltando como un muelle. Empiezo a recoger rápido y siento que estoy pegado a un buen pescado, pero también siento todo el rose de los corales y mientras halaba hacia arriba se enganchaba y soltaba la línea con el fondo. Tuve que meterle con fuerza para despegarlo del fondo. Me tenía la vara jorobada completa este pescado y metía tremendas fusiladas hacia el fondo. Yo sabía que el nailon estaba en malas condiciones y la batalla larga me asustaba de lo que podía pasar. Daba cabezazos sin parar en la superficie al lado del barco y Francisco grito con susto “se soltó el anzuelo” por un segundo, nuestros corazones se pararon, de saber que ese tremendo pargo se nos iba. Pero con suerte le tire el bichero y del primer tiro lo saque del agua. Otra hermosura de pargo, ese peso 13 libras. Lo mismo que yo y Francisco hablamos sucedió, después de limpiar todo dijimos que si sacábamos otro se podría quedar fuera de la foto, y así mismo paso. Qué gran manera de terminar una pesca tan trabajosa pero tan recompensable.

La Pesca de Pargos requiere paciencia

El Pargo: Mi Especie Predilecta  12/17/2010

Pesca de Pargo Criollo / Mutton Snapper

En la pesca del Pargo Criollo o Mutton Snapper la presentacion es lo mas importante.

Use la plomada mas ligera que mantenga su carnada en el fondo. Esto se hace dificil dependiendo de la corriente y tambien el mecer del barco en mares picados. Es muy critico que la plomada no de golpes y que este inmóvil en el fondo o elevada del fondo.

Utilice la carnada mas fresca posible, la carnada congelada no es tan efectiva. Esto es un detalle que hay que prestarle atencion. Entonces la presentacion y la frescura de la carnada es mas importante que el tipo de carnada que usemos. La carnada viva ciertamente trabaja bien, pero no siempre. He visto en muchas ocasiones donde el Pargo se interesan mas por la carnada fresca que por la viva. Las mejores carnadas para el Pargo son: Malpica, Calamar, Chicharro, Machuelo, Jaibas, Escribano, Bonito y Chopitas.

La mayoría de los pargos responden bien cuando la carnada se mueve naturalmente con la corriente. En aguas de poca profundidad no se debe usar plomada, o usar plomada muy ligera. Asi la carnada corre al paso de la corriente y del engodo. Pescadores de Rabirrubias son sorprendidos por Pargos criollos de esta manera. En aguas mas profundas de 100 pies, el tamaño de la plomada depende de la corriente. Un detalle que hay que prestarle mucha atencion es que si aumenta la fuerza de la corriente, el tamaño de la plomada y el tramo del leader o reinal debe aumentar.

La temporada del Pargo criollo empieza en Abril y dura hasta finales de Julio, con otras corridas alrededor de Noviembre. Pero con esta tecnica podran pescarlo el año entero consistente. Bien temprano en la mañana o antes del anochecer, alrededor de los dias de luna llena y con la luna nueva oscura es cuando pica mas. El Pargo es muy temperamental, asi que tenga mucha paciencia y experimente.


 

Nombres Comunes: Pargo Criollo, Pargo Sanjuanero, Mutton Snapper.

Descripcion: El color varea dependiendo del tamaño. Color verde olivo, rojiso y rosado.Lineas azules por debajo del ojo. Con aletas puntiagudas y un lunar abajo de la aleta dorsal.

Tamaño: En los arrecifes 2-5 libras, grandes de 10 libras,no muy comun de 15 libras o mas. Maximo puede alcanzar 35 libras.

Habitat: Los juveniles se encuentran cerca de la costa en los arrecifes y hierbasales . Los adultos se encuentran en arrecifes y lajas.

Record: Mundial y de la Florida 30 lb 4oz.

Comestible: Muy bueno.

Pargo inmenso pescado de una manera peculiar


El viernes cuando llegue de la pesca del emperador me llama Jorgeraidel a decirme que el y Francisco iban a inventar una pesca exploratoria para los cayos. Y se le ocurre invitarme aunque yo estaba matado, y rápido le dije que a mí no ay que decírmelo dos veces y que me iba a explorar con ellos.

Al llegar a Jack’s en Florida city compramos ballyhoo, calamar y engodo para tratar de cubrir diferentes pescas que se nos presentaran. Al amanecer salimos en búsqueda de carnada viva y fresca cual logramos encontrarla en una zona cerca de arrecifes en 50 pies, nos demoramos en capturarlas porque no había nada de corriente pero pescamos buenos caramelitos que incluyeron ballyhoo, malpicas y hasta una macarela.

Salimos a pescar a la deriva con idea de encontrar chernas y pargos con los avíos del fondo y arriba algún serrucho con los malpicas y escribanos vivos. Notamos que las condiciones estaban pésimas para la pesca con la deriva en dirección NE y la corriente en .2 a .4 millas o casi parada, nos movíamos por el viento se puede decir.

Buscando, pero ni una picada, nos mirábamos y decíamos “si por lo menos una picadita”, y sabíamos que estábamos bien atrasados ya que son muchos pasos para que la nevera se llene, desde una picada, después engancharlos, trabajarlos bien y levantarlos. Hablando de todo esto a las 1:00 de la tarde Jorgeraidel de pronto dice “me picaron, lo enganche, no puedo con el” jajaja, la vara doblada de la tremenda batalla, e instantáneo Francisco por la otra borda decía “yo también tengo algo”, mirando el panorama, concentre el video en Jorgeraidel mirando que el pescado de él era más grande. Pero ay no para la cosa, de pronto veo que a mi vara le dan un alón y salgo corriendo para allá y yo también estoy pegado. Entonces Francisco y JorgeRaidel batallando por allá con buenas piezas. Al fin se ve tremendo color subiendo por las profundidades y Francisco se encarga de levantar aquella bestia de pargo. Cuando lo sube se da cuenta que este pargo esta enganchando con los dos anzuelos de ellos, los dos los habían pescado, pero al Jorgeraidel recoger más rápido sintió mas el peso del pescado que Francisco, jajaja. Los pusimos arriba de la nevera para quitarles los dos anzuelos y de solo ver que era del tamaño de la nevera de 150QT se veia que esto era una bestia. Rápido se le calculo tener 18 libras, cual estaba incorrecta por que en tierra  peso 19 y pico espectaculares libras, eso es un trofeo para la historia de verdad.

Ahora más embullados después de esto, seguimos haciendo la deriva por el mismo lugar, cada pasada era un pescado. Algunos subían y otros eran trenes que no creían en nadie y se encuevaban, nos partían en el fondo pitas de 100 libras como si fuesen hilo de coser, hasta reventaron carretes y se burlaron de nuestro avió.

Tanto que queríamos explorar que parece que encontramos a Jurassic Park porque lo que había allá abajo eran dinosaurios. Entre toda esa acción la nevera lucia cada vez mejor cuando agregamos algunos pargos y chernas mas.

Pero ay no se acaba esta exploración, de pronto yo engancho un monstruo en el fondo y le doy con todo lo que tengo para despegarlo, y lo llego a levantar y digo “ahora si lo saque”, pero rápido me doy cuenta que el peso de este animal era más que el mío y con todo la presión del freno esta pelea estaba dispareja y llame al guarda espalda Jorgeraidel a que me ayudara y eso fue de morirse de la risa, jajaja, por que nos parecíamos a David y Goliat contra esta bestia marina, jajaja. Al fin en la superficie teníamos a una bestia de tiburón tigre un Tiger Shark como de 250 libras. Lo llegamos a pegar tres veces y en la última amarramos la línea en la cornamusa para que cuando diera la corrida se partiera y así lo liberamos. Otro lindo trofeo cual enseño su linda sonrisa dientuda y estampado de tigre a Francisco cual estaba capturando todo ese momento en video arriba y abajo del agua.

Al regresar estábamos haciendo planes de cómo capturar a esos dinosaurios en Jurassic Park para así verles las caras a esos que se burlaron de nuestro avió, reventaron carretes, sin contar las tantas líneas de braid y monofilamento partías, aparte de varas que estuvieron a casi partirse.

Gracias a Francisco y a Jorgeraidel por un día tan divertido, tuvieron muy buena idea de explorar y un día regresaremos a Jurassic Park para batallar de nuevo.

 Su primer Pargo de 10 libras  5/11/2012