Pesca en la playa de noche


La pesca en la playa se convierte mística cuando se practica de noche y cuando se trata de tiburones. La oscuridad absoluta donde no se pueden ver ni los dedos de las manos y la anticipación de pescar un pez predador por la noche despierta la aventura de cualquier pescador, pero mas la de los niños. En este caso salimos en esta excursión, mi hijo, mi esposa y yo. La idea era de disfrutar la playa por la noche con todas sus creaturas y cosas que la hacen muy interesantes en la oscuridad. Al llegar al parqueo publico y mientras bajas todos los equipos de pescas, la conversación es fluida acerca de las expectativas. Pero en el momento que cruzas desde el pavimento hacia la arena, esa oscuridad, te impacta y el silencio de la noche predomina. Lo único que se oye son las olas rompiendo en la orilla y te da una guía de donde empieza el mar. Rápido todos prendimos nuestras linternas de manos y las que teníamos en la cabeza, así pudimos dirigirnos en el área que escogimos. Usamos tubos de PVC como porta varas y los posicionamos separados suficientes para buscar la picada. La carnada especial para esto es el calamar, por la noche el olor es lo mejor para atraer al pez. Cortamos pedacitos y encarnamos los anzuelos. El avió que teníamos era especial para pescar en la playa, consiste de unos cuantos anzuelos semi circulares con el plomo abajo. Esto ayuda a que el plomo se entierre en la arena y que las carnadas cuelguen. Las dos varas con 6 anzuelos la lanzamos, una bien lejos y la otra bien cerca, nos damos cuenta cual es mas productiva. Ya que todo esta preparado y que nos acostumbramos a la oscuridad de la playa, apagamos las linternas para poder disfrutar de cosas espectaculares cuales son mas visible sin luz. En el mar se ven diferentes destellos azules y verdes de creaturas luminiscentes donde rompen las olas, en el cielo estrellado se pueden ver millones de estrellas. Esto activa a los niños en una conversación creativa y llena de preguntas. Entre toda esa recreación, rápido nos recuerdan que estamos pescando cuando el carrete empieza a cantar y todos rapidos prendemos las linternas buscando de donde sale ese rico sonido de ZZZZZZZZZ ZZZZZZZZZ ZZZZZZZ. Vara en mano batallamos con un buen pescado que nos hace difícil la tarea de pasarlo mas allá de donde rompen las olas. La línea entra y sale, pero poco a poco estamos ganando, hasta que con la ayuda de una ola lo impulsa hacia la arena y al fin vemos lo que es, un lindo tiburón cazón que se fajo como si tuviera el triple de tamaño. Nos felicitamos por la captura y después de una foto lo liberamos al mar. Todo este entusiasmo lo repetimos unas cuantas veces. Es sorprendente cuanto tiburón ay en la playa. También se pescan otras especies ya que el calamar les gusta a todas. Los pescaditos mas chiquitos los convertimos en carnadas y los tiburones mas grandecitos los atacan rápido sin perder tiempo. Este tipo de pesca es muy familiar y se disfruta mucho la naturaleza siempre que tengan cuidado y conozcan sus alrededores y las playas donde quieren hacer este tipo de pesca. Planifique este tipo de pesca con otras familias y con los niños, se divertirán mucho con esta nueva experiencia y los niños tendrán un tema muy interesante cuando regresen a la escuela.